EL DESTETE EN PORCINO (5/8): Alimentación de la cerda

EL DESTETE EN PORCINO: MANEJO ÓPTIMO Y NUEVOS RETOS – una serie de 8 partes

  1. Qué ocurre en el destete
  2. Objetivos al destete en la cerda
  3. Manejo de la madre y el lechón durante el destete
  4. Alojamiento del lechón tras el destete
  5. Alimentación de la cerda
  6. Alimentación del lechón al destete
  7. La edad de destete
  8. Tipos de destetes según la edad del lechón
    … y finalmente un ejercicio de autoevaluación para recapitular todo el tema.

Los autores:

Emilio Magallón Botaya – Veterinario especialista en Economía y Producción Porcina
Sara Beitia Delgado – Ingeniera Agrónoma-Granja La Almenara
Pablo Magallón Verde – Servicio Técnico de PIC
David Roldan Feringan – Veterinario-Granja La Almenara
Patricia Prieto Martínez – Servicio Veterinario Inga Food

Imágenes cedidas por los autores

La alimentación de la cerda durante la lactación posiblemente sea una de las partes más importantes del día a día de las granjas ya que tiene una gran repercusión sobre la calidad del lechón al destete y el propio devenir productivo de la cerda en su siguiente ciclo.

Alimentación de la cerda

En el momento del destete hay que prestar especial atención a la alimentación tanto de la cerda como del lechón. Es un factor clave para su futuro inmediato. Se ha demostrado el efecto positivo de un buen manejo y de un elevado consumo de pienso durante la lactación sobre el rendimiento final.

Uno de los principales objetivos de la cerda durante la lactación es alcanzar pronto elevados consumos de pienso para conseguir una buena producción lechera, ya que redundará en un mayor peso del lechón al destete, y permitirá que la cerda acabe su periodo de lactancia en buena condición corporal. Además, la prolificidad del ciclo siguiente está relacionada con la ingesta en la lactación previa.

PREMISAS PARA CONSEGUIR ELEVADOS CONSUMOS EN CERDAS

Conseguir elevados consumos de pienso durante la lactación es una de las tareas más difíciles e importantes a conseguir en una granja. Algunas premisas necesarias para llegar a estos altos consumos son:

  1. Condición corporal de la cerda

Como se muestra en la figura 1 (y en capítulo 2 del presente curso) hay una relación directa que muestra que, a mayor condición corporal de la hembra, es decir, cuanto más gordas entran las cerdas en maternidad, menor es su capacidad de ingesta.

  1. Correcta regulación ambiental

La temperatura óptima para las cerdas durante la lactación está en el rango de 18-22 °C. Por cada grado de temperatura por encima de 22 °C se reduce la ingesta en torno a 100-150 g/día (figura 2).

Figura 1: Efecto de la condición corporal al parto sobre la ingesta de pienso en maternidad

Las cerdas que entran en condición corporal gorda consumen menos pienso en lactación.

Al consumir menos pienso tienen más dificultad en destetar camadas con lechones de alto peso. Las cerdas gordas pierden más puntuación de Caliper (condición corporal) durante la lactación.

Una mayor pérdida de condición corporal supone que se comprometa, en mayor medida, el potencial prolífico en el del siguiente ciclo.

Fuente: PIC
  1. Consumo de agua

La ingesta de pienso es directamente proporcional a la de agua. Debe haber un caudal suficiente de agua limpia para que la cerda pueda llegar a elevados consumos. En este sentido, presentar la ración de pienso humedecida con agua puede suponer un aumento de la ingestión en torno al 10 % con respecto a la dieta ofrecida en seco.

  1. Horas de luz

La ingesta es mayor cuando hay más horas de luz.

  1. Número y frecuencia de las comidas

Es recomendable ofrecer al menos 3 tomas de pienso diarias para incrementar la capacidad de ingesta de la cerda. Se recomienda intentar separar las tomas lo máximo posible y elegir los momentos del día con las temperaturas más bajas, sobre todo en épocas de mucho calor.

  1. Palatabilidad del pienso

El pienso debe encontrarse en buenas condiciones. Es preciso evitar enranciamientos, enmohecimientos, etc. Una buena palatabilidad conlleva una mayor ingestión y bienestar del animal.

  1. Personal capacitado

Es el factor más importante, dado que es el operario quien regula y supervisa el conjunto de factores. Personal que entienda a la cerda y sepa valorar su capacidad de ingesta para ir regulando su ración (comederos con pienso o completamente limpios tras las diferentes tomas), y consiga estimular a la cerda haciendo que se levante a comer es fundamental para que la gestión alimenticia en lactación sea óptima.

  1. Estado sanitario de la cerda

El buen apetito en los animales es un signo de su salud. Cualquier enfermedad o proceso inflamatorio-infeccioso disminuye la capacidad de ingesta de la cerda.

  1. Diseño de los comederos y bebederos

Deben estar diseñados y dispuestos de tal modo que no supongan excesivas dificultades para satisfacer las necesidades del animal, y también para que haya poco desperdicio de pienso y agua.

  1. Instalaciones y dispositivos

Los sistemas de alimentación electrónicos que permiten la monitorización y evaluación de la curva de alimentación que está llevando el animal nos ayudarán a comprender dónde se encuentra la capacidad de ingesta de la cerda, además de regular su curva de alimentación con más información y eficacia.

  1. Ciclo de la cerda

El ciclo de la cerda es un factor importante a tener en cuenta, ya que sabemos que las cerdas primerizas normalmente alcanzan consumos entre el 10 y el 20 % menores de media que las cerdas adultas.

Figura 2: Ingesta de pienso de las cerdas en lactación en función de la temperatura ambiental. Remaekers, P. (2010)

Número y tamaño de lechones lactantes que tiene la cerda

Es un factor a tener en cuenta al diseñar la curva de alimentación del animal. En función de estos dos parámetros podemos encontrarnos tres escenarios diferenciados en las salas de maternidad:

  1. Cerda que ha conseguido altos consumos y desteta una camada numerosa y de elevado peso (figuras 3 y 4).
  • • Esta es la situación ideal a buscar en todas las hembras, de tal forma que conseguiremos destetar muchos lechones y de calidad, y la cerda estará bien preparada para afrontar su siguiente ciclo. El intervalo destete-celo esperable en esta cerda estará por debajo de los 6 días.

Figura 3. Cerda que ha conseguido altos consumos y desteta una camada numerosa y de elevado peso.

Figura 4: Relación entre el consumo de pienso de la cerda y la demanda de alimento por parte de la camada

Cerda que no consigue altos consumos y tiene una camada muy numerosa y de lechones gordos (figuras 5 y 6).

  • Normalmente esta es la situación que se suele dar en madres primerizas, ya que son las cerdas que se cargan con un número alto de lechones grandes, para que estimulen el braguero. El problema viene cuando se acerca el destete y esa camada es demasiado numerosa con lechones de alto peso, ya que la cerda puede sufrir importantes pérdidas de condición corporal. De esta forma, se ve comprometida su capacidad para afrontar el siguiente ciclo.
  • En estos casos las cerdas suelen mostrar un intervalo destete-celo entre 7-12 días, aproximadamente, y su tasa de fertilidad normalmente es peor. Para estos casos puede estar indicado descargar la camada unos días antes del destete, suplementando o no con altrenogest a la cerda en función del número de lechones retirados.

Figura 5: Cerda que no consigue altos consumos y tiene una camada muy numerosa y de lechones gordos.

Figura 6: Relación entre el consumo de pienso de la cerda y la demanda de alimento por parte de la camada

  1. Cerda que consigue altos consumos y tiene una camada pequeña y/o de bajo peso (figuras 7 y 8).
  • Normalmente esta situación es más típica en cerdas adultas, que son cerdas capaces de llegar a consumos altos durante la lactancia, y que por algún motivo han perdido una parte importante de su camada, o que esta ha sufrido un proceso infeccioso (diarreas) que ha mermado la capacidad de ingesta de leche por parte de los lechones. Esta situación, que es más típica en granjas que trabajan con lactaciones más largas, puede dar lugar a la aparición de celos en lactación, que normalmente no se identifican en la sala de partos, y vemos que las cerdas muestran un intervalo “día del destete-celo” de 0-1 días o de más de 12 días.

Figura 7: Cerda que consigue altos consumos y tiene una camada pequeña y/o de bajo peso.

Figura 8: Relación entre el consumo de pienso de la cerda y la demanda de alimento por parte de la camada

Tras lo mencionado anteriormente, a la hora de analizar un intervalo “día de destete-celo” podríamos agrupar a las cerdas en función del día en que salen a celo según la figura 9.

Figura 9: Intervalos de destete-cubrición en una granja de reproductoras

CELOS EN LACTACIÓN

A veces si el efecto de succión del lechón se reduce de manera considerable por cualquier motivo pueden aparecer celos en lactación. Este proceso es más acusado en algunas estirpes genéticas, y el problema que causa es que las cerdas al destete no muestran celo porque ya lo han pasado en lactación.

Las principales causas de celos en lactación son:

  • Sobrealimentación de las cerdas al final de lactación.
  • Alto porcentaje de lechones muertos, a partir del 7° día de lactación.
  • Destetes parciales, sobre todo la última semana de lactación, de más de 2-3 lechones, dejando camadas de menos de 10/11 lechones.
  • Lactaciones conjuntas: juntar varias camadas antes del destete.
  • Lactaciones prolongadas en cerdas nodrizas, donde ponemos a la cerda nodriza una camada con lechones más pequeños y con menor capacidad de succión.
  • Problemas de agalaxia en cerdas por mastitis u otros problemas patológicos.
  • Abuso en lactaciones largas de suplementos alimenticios: los llamados aperitivos.
  • Lactaciones intermitentes prolongadas.
  • En general, cualquier proceso que conduzca a la caída en la demanda y producción de leche.

Esta serie de artículos se publicó por primera vez en la revista profesional SUIS.