EL DESTETE EN PORCINO (3/8): Manejo de la madre y el lechón durante el destete

EL DESTETE EN PORCINO: MANEJO ÓPTIMO Y NUEVOS RETOS – una serie de 8 partes

  1. Qué ocurre en el destete
  2. Objetivos al destete en la cerda
  3. Manejo del lechón durante el destete
  4. Alojamiento del lechón tras el destete
  5. Alimentación de la cerda
  6. Alimentación del lechón al destete
  7. La edad de destete
  8. Tipos de destetes según la edad del lechón
    … y finalmente un ejercicio de autoevaluación para recapitular todo el tema.

Los autores:

Emilio Magallón Botaya – Veterinario especialista en Economía y Producción Porcina
Sara Beitia Delgado – Ingeniera Agrónoma-Granja La Almenara
Pablo Magallón Verde – Servicio Técnico de PIC
David Roldan Feringan – Veterinario-Granja La Almenara
Patricia Prieto Martínez – Servicio Veterinario Inga Food

Imágenes cedidas por los autores

El destete es uno de los momentos más críticos para la vida del lechón, ya que supone un estrés por la separación de su madre, por el cambio de instalaciones y por el cambio en la composición de la dieta entre otros aspectos, por ello es clave trabajar con cuidado esta fase de la producción.

Manejo del lechón durante el destete

Es importante tener claros los objetivos a conseguir durante el destete de los lechones. Del mismo modo, el momento en el que se produce su separación de la cerda es clave. Todas las actuaciones que hagamos en ese periodo con los animales tendrán consecuencias posteriores. Incluso el diseño de las instalaciones influye en el resultado final.

OBJETIVOS AL DESTETE EN EL LECHÓN

Evidentemente nuestro objetivo es obtener un lechón de calidad al destete, para que sea más fácil su adaptación y arranque en esta fase, y tengamos buenos rendimientos técnicos y económicos. Un lechón de calidad será aquel que:

  • Tenga una edad (mínimo 21 días) y un adecuado peso al destete (mínimo 6 kg de media con muy poca variabilidad respecto a la media del grupo).
  • Óptimo estado sanitario.
  • Elevada capacidad de ingesta (consumo medio diario -CMD) y elevada ganancia media diaria (GMD).
  • Adecuada madurez y salud intestinal.

Se va a repasar a continuación la importancia de cada uno de estos aspectos.

  1. Adecuado peso al destete

La dispersión de pesos al destete es una circunstancia desfavorable, que se ha acentuado con la llega da de las genéticas hiperprolíficas, principalmente por la dispersión de pesos al nacimiento y por la reducción de la ingesta de leche y calostro. Es muy importante dar de comer y beber correctamente a la cerda en esta fase para que la producción láctea sea la mayor posible. El peso al destete es un factor que tiene mucha importancia ya que está relacionado con la mortalidad en las fases posteriores de recría y cebo (ver figura 1).

Figura 1: Porcentaje de mortalidad acumulada a lo largo del periodo de recría y cebo en función del peso al destete del lechón. Vidal y col (2015).

2.            Óptimo estado sanitario

El factor más importante que incide sobre la mortalidad es el estado sanitario de los lechones al destete. El lechón pierde progresivamente la inmunidad pasiva tras el destete antes de tener completamente desarrollada la inmunidad adquirida, por lo que si los lechones son de orígenes sanitarios conflictivos sufrirán muchos problemas y aumentará la mortalidad en el posdestete, por supuesto agudizados si mezclamos lechones destetados de diversos orígenes.

3.            Elevada capacidad de ingesta y GMD

Es necesario que el consumo del lechón sea regular y elevado (figura 2). Alguna de las estrategias para alcanzar estos objetivos son:

  • Suministrar a los lechones el mismo tipo de pienso que el que consumen en la fase final de maternidad.
  • Dietas de alta calidad con ingredientes especiales sabrosos y apetecibles.
  • Manejar el pienso correctamente, administrándolo varias veces al día, disponer de platos extras, trabajar con papillas los primeros días, aplicar agua con rehidratante en tolvas redondas…
  • Agua de calidad bioquímica y bacteriológica, suministrada a temperaturas adecuadas.
  • Confort climático. Temperaturas al destete de 28 °C.

4.            Adecuada madurez y salud intestinal

Figura 2: Correlación entre el consumo de pienso la primera semana posdestete y la ganancia de peso de las cinco primeras semanas posdestete. Adaptado de Bruininx, E.M y col (2002).

La madurez y salud intestinal son términos muy asociados a la edad que tiene el lechón al destete y a la capacidad de ingesta de pienso en ese momento.

El lechón está generalmente más preparado cuanto más tardío es el destete. Cuando se desteta un le chón inmaduro, normalmente aparecen problemas digestivos o el llamado “síndrome posdestete” (diarreas, deshidratación, pérdida de condición corporal e incremento de la mortalidad). Relacionados con estos conceptos podemos encontrar las 4 situaciones resumidas en el el cuadro 1.

Cuadro 1: Resumen de las situaciones al destete – Elaboración propia.

Situación 1: muy desfavorable

Es la situación más desfavorable, ya que los lechones además de inmaduros son de bajo peso. Estos lechones son muy sensibles a la falta de “confort térmico”. Tienen un sistema digestivo inmaduro por lo que necesitan ingredientes muy digestibles, y los consumos de piensos alcanzados al destete son extremadamente bajos por lo que necesitarán dietas densas en nutrientes.

Situación 2: desfavorable

Son lechones con adecuado peso al destete pero inadecuada madurez intestinal. Esta situación suele ocurrir con los lechones de mayor peso dentro de la camada, denominados lactantes estrictos, que al destetarlos no reconocen la nueva fuente de alimentación lo que genera un periodo de anorexia y pérdida de peso.

En esta situación es clave conseguir que el mayor número de lechones inicien el consumo de pienso sólido de manera temprana con estrategias como creep feed. Se recomienda:

  • Uso de papillas o piensos húmedos.
  • Estimular el comportamiento exploratorio dando de comer varias veces al día pequeñas cantidades.
  • Estimular el consumo de agua.
  • Utilizar dietas de alta calidad y digestibilidad, y suplementos alimenticios para favorecer el consumo.

La principal razón por la que se recomienda el aporte de alimentación sólida (creep-feed) durante la lactación es que su consumo favorece la familiarización de los lechones con el tipo de alimento que recibirán en un futuro y, a su vez, estimula la madurez (Pluske y col., 2007) y capacidad enzimática del tracto intestinal.

Situación 3: favorable

En este caso son lechones con bajo peso, pero adecuada edad fisiológica. Normalmente los animales más pequeños de cada camada están más acostumbrados a consumir y explorar el pienso para satisfacer el aporte nutricional que no encuentran en la leche materna. Así, al pasar a transición ya están acostumbrados a la ingesta de alimento sólido por lo que muestran una mejor adaptación.

Con este tipo de lechones la desventaja fundamental se encuentra en que son lechones muy sensibles al confort ambiental, ya que tienen escasas reservas corporales de glucógeno y grasa, por lo que en este caso las buenas instalaciones y condiciones ambientales adquieren mucha importancia.

Situación 4: óptima

En este caso son lechones con alto peso al destete y adecuada edad fisiológica o madurez intestinal.

Estos lechones tendrán de partida una situación más favorable que el resto, ya que, si las condiciones ambientales y las instalaciones son adecuadas, y el pienso de buena calidad, realizarán un buen arranque al destete (cuadro 2).

Cuadro 2: Recomendaciones de temperatura y ventilación a lo largo de la fase de posdestete en función del día de destete y la estación. Adaptado de Queiles y Hevia (2006).

EL MOMENTO DEL DESTETE

El momento del destete del lechón, en el que se produce su separación de la cerda, es clave. Es una situación de gran estrés donde cambia su lugar de cría y su alimentación, se establecen nuevas jerarquías con sus nuevos compañeros de cría, normalmente agrupados por tamaño y/o sexo. Por ello es muy importante realizarlo correctamente.

Hora del día del destete

Por norma general, los destetes se deben realizar a primera hora de la mañana, después de que a la cerda se le haya administrado su primera toma de pienso. La cerda estará más tranquila, lo que facilitará que se tumbe y amamante a los lechones. De esta forma, se destetan los lechones con una toma de leche antes de enfrentarse al periodo de latencia, definido como el tiempo que transcurre desde el destete del lechón hasta que tiene un consumo de pienso y agua de forma constante y en cantidad adecuada (figura 3).

También, por cuestiones de organización del trabajo en las granjas, lo mejor es realizar el destete a primera hora de la mañana, para dejar vacías las salas de maternidad lo antes posible y poder empezar el lavado de las mismas. Interesa dejar las salas lavadas por la mañana para que se sequen durante la noche. Se recomienda desinfectar sobre seco antes de entrar las cerdas del siguiente ciclo de partos.

Figura 3: Lechones, recién destetados a primera hora del día, preparados para su carga y traslado en camión.

Separación de la cerda y los lechones

Lo más habitual es destetar primero a todas las cerdas de la sala y, una vez que han sido llevadas a la nave de “cubrición–control”, proceder a mover a los lechones. Lo aconsejable es que las cochiqueras de la sala de posdestete sean pequeñas o con capacidad para el número de lechones que destetamos de media por cerda. Como en la práctica esto es muy difícil aconsejamos cochiqueras lo más pequeñas posibles teniendo en cuenta el limitante económico.

En los últimos tiempos se han construido algunas granjas de reproductoras con el doble número de plazas de maternidad que las habituales para poder destetar a los lechones y realizar toda la fase de posdestete en la misma maternidad. La idea de realizar inversiones extras tan fuertes con este tipo de instalaciones tiene como objetivo evitar a los lechones el fuerte estrés que supone la creación de nuevos grupos sociales en un momento tan delicado como es el destete. Es importante, por consiguiente, evaluar el beneficio que se obtiene desde el punto de vista productivo y económico. En estos sistemas no se mezclan los lechones desde el nacimiento al sacrificio, excepto en los camiones de traslado del posdestete (Sitio 2) al cebadero (Sitio 3) en donde se mezclan dos camadas solo en el transporte, marcándose a los lechones de cada camada con un color diferente para volverlos a poner con los de su misma camada en las cochiqueras de cebo.

DÍA Y SEMANA DEL DESTETE

¿Qué día de la semana destetamos?

En una explotación porcina, el grueso de tareas importantes para su buena gestión son:

  • El destete
  • Las cubriciones
  • Los partos

En función del día de la semana en que se realice el destete, encajarán las cubriciones y los partos mejor o peor dentro de los días laborables de la semana. Se intentará que durante el fin de semana sea cuando menos volumen de trabajo haya en la granja, por la menor presencia de mano de obra. Por esto es muy importante elegir bien el día del destete. Para ello hay que tener en cuenta los siguientes aspectos específicos de cada granja:

  • Duración de la gestación
  • Intervalo destete – celo
  • Intervalo destete – cubrición
  • Pauta de cubrición

A.           Destetar los jueves

Tradicionalmente en las granjas con cerdas de gestaciones medias en torno a 114 o 115 días el destete se realiza los jueves, así la mayoría de las cerdas se cubren los lunes y paren en jueves.

Los 4 días de intervalo destete – celo mayoritario permiten que el grueso de las cubriciones sean los lunes y martes, y se evita así el fin de semana. Las 16 semanas y 3 días de duración de la gestación se traducen en que el grueso de partos del lote sea en jueves y viernes, y así se evita que haya muchos partos durante el fin de semana.

El mayor inconveniente de destetar los jueves es la realización del control y procesado de las camadas. El seguimiento y adopciones de lechones durante los 3 primeros días de vida son críticos para disminuir las bajas en maternidad.

En función del día en que se realice el destete, encajarán las cubriciones y los partos mejor o peor dentro de los días laborables de la semana.

El suministro de hierro y el corte de colas y colmillos es otra de las tareas de la granja, relacionadas con el parto, que generan mayor volumen de trabajo. Destetando los jueves, lo ideal sería entrar el grueso del siguiente lote de cerdas en maternidad el domingo. Así hay suficiente tiempo de limpieza y vacío sanitario (3 días) y las cerdas entran 4 días antes de parir. Pero como se quiere evitar trabajos rutinarios durante el fin de semana, otra opción es que entren el lunes, 3 días antes del parto previsto (cuadro 3). Esta es probablemente la distribución de tareas más frecuente en granjas con un único destete semanal en jueves. El plan de trabajo es bueno, pero implica realizar un correcto control de las camadas durante el fin de semana.

En los últimos años se ha constatado que las cerdas hiperprolíficas tienen gestaciones más largas, que duran dos o tres días más, entre 116 y 117 días, por lo que destetando los jueves los partos se desplazan a finales de semana que es cuando menos personal hay en las granjas. La mortalidad del lechón en maternidad tiene lugar durante los 3 primeros días de vida, en un 80 %, que es cuando más atención requieren los lechones.

Cuadro 3: Tareas en la granja con un único destete semanal en jueves

Cuadro 4: Plan de trabajo semanal

4A: Plan de trabajo semanal aconsejado para líneas con 114* y 115** días de gestación.

Tabla de correspondencia entre día de la semana del destete, cubrición y parto en función de la duración de la gestación.

4B: Plan de trabajo semanal aconsejado para líneas con 116/117 días de gestación

Destetes los lunes, partos de lunes a miércoles y cubrición de viernes a sábado.

B. Destetar los fines de semana o los lunes

Así, con genéticas de cerdas hiperprolíficas que tienen gestaciones más largas, se deben realizar los destetes el fin de semana o, incluso mejor, los lunes para tener los partos a inicio de semana.

En algunas granjas de gran tamaño se desteta todos los días de la semana para aprovechar mejor las plazas de las maternidades, pero esta sistemática de trabajo no es aconsejable porque complica mucho el manejo. Algunas granjas destetan dos días a la semana, pero esta práctica, que maximiza el uso de las maternidades, complica el manejo y el trabajo en las granjas (cuadro 4).

El inconveniente de destetar los lunes con genéticas hiperprolíficas es que el grueso de cubriciones son los viernes y sábados, y si se destetan los domingos muchos de los partos ocurren en el fin de semana. En ambos casos tanto el control como el procesado de camadas es entre semana cuando todo el personal está operativo en la granja.

Esta serie de artículos se publicó por primera vez en la revista profesional SUIS.